Nuestra historia

En 1987, en Albalate de Cinca, un pequeño pueblo de la provincia de Huesca, se funda Interarce, una empresa dedicada a la producción textil para marcas internacionales de reconocido prestigio.

En 2007, tras veinte años de actividad en el sector, Carmen Palacio decide crear su propia marca de moda, la cuál, según la decisión de sus empleados, llevará su nombre. Es entonces cuando se inician las primeras pruebas para hacer un producto con nombre y apellido: CARMEN PALACIO, y como tal, un producto que refleje la personalidad de su fundadora y la experiencia en el sector textil de un equipo de más de 120 personas.

Detrás de la marca CARMEN PALACIO hay una historia maravillosa llena de sueños, proyectos, ímpetu y coraje que Carmen Palacio y su equipo han logrado imprimir en sus diseños.

La idea de utilizar el ganchillo o crochet en las nuevas prendas partió de la diseñadora de la empresa, quién vio en este arte tan nuestro una innovadora forma de vestir a la mujer de manera exquisita y única.

Tras un viaje a Costa Rica, Carmen descubrió el trabajo artesanal de una cooperativa de mujeres en Monteverde que con esfuerzo y alegría realizaban un trabajo digno de las mayores alabanzas. Es entonces cuando Carmen vio clara la posibilidad de encajar la idea de su diseñadora con el trabajo de la cooperativa de Monteverde. Carmen decide entonces comenzar a andar con el proyecto, definiendo las líneas de actuación, organización y comercialización del producto.

Durante dos años de intenso trabajo, se incorporan al proyecto diseñadores, gestores, expertos en tendencias, ... un equipo que estudia la manera de realizar un producto único, innovador y de alta calidad que refleje la personalidad de Carmen Palacio y sus valores: Pureza, singularidad, seguridad, versatilidad y arte. Prendas pensadas por mujeres y diseñadas para las mujeres de hoy. Mujeres sencillas, alegres, positivas, sensuales... Mujeres luchadoras, bondadosas, trabajadoras, independientes... mujeres auténticas que saben lo que quieren.

Carmen viaja a diferentes países para colaborar con cooperativas de mujeres como la de Monteverde en su afán de que su marca sea algo más que un proyecto mercantil: Colabora con estas cooperativas en Sri Lanka, Colombia, Rumania, y, como no, Costa Rica, ofreciéndoles trabajo y enseñándoles personalmente a trabajar las piezas de ganchillo o crochet que una vez realizadas se enviarán a España a las instalaciones de la marca para confeccionar la prenda final.

En la actualidad se cuenta con en torno a 150 personas en los diferentes talleres exteriores incluyendo también una cooperativa en España cercana a nuestra empresa y un convento de monjas clarisas que nos realiza el aplique de uno de nuestros modelos.

En 2009 se culmina la producción de la primera serie de prendas, exquisitas en calidad, lo cual permite el lanzamiento de la marca con la primera colección que combina diseño, materiales naturales, y que marca como eje fundamental de todas las prendas el uso del crochet como distintivo de la casa dirigiéndose a un amplio abanico de mujeres de todas las edades.

Es así como arranca su trayectoria la marca CARMEN PALACIO, con una primera colección de gran éxito y las nuevas colecciones de 2010 y 2011 que se pueden adquirir a través de su tienda online y en la tienda propia y show room situado en las instalaciones de su fábrica en Albalate de Cinca.